Equipo transdisciplinar

Nuestro modelo de trabajo en la Unidad de Día de Daño Cerebral Adquirido de Hermanas Hospitalarias Acamán, es transdisciplinar ya que proporciona un servicio orientado a la atención integral de nuestras personas usuarias para que, de forma conjunta y coordinada podamos acompañarlas a alcanzar objetivos funcionales.

El servicio transdisciplinar se caracteriza por la compartición de roles más allá de los límites de las disciplinas, para que la comunicación, interacción y cooperación se maximicen entre los miembros de los distintos equipos.

Equipo técnico

La Neuropsicología es el campo de la psicología que estudia la relación entre funcionamiento cerebral y el comportamiento, entendiéndose como parte de este último el funcionamiento cognitivo, emocional y conductual de la persona.

Tiene como punto de interés tanto el funcionamiento del sistema nervioso en general como el de todas aquellas patologías que afectan al su funcionamiento. Estas abarcan desde los trastornos del neurodesarrollo, pasando por enfermedades neurodegenerativas, hasta lesiones adquiridas como los traumatismos craneoencefálicos (TCE) y los accidentes cerebrovasculares (ACV) y enfermedades como tumores cerebrales, encefalitis y paradas cardiorespiratorias, entre otras.

Las funciones de la neuropsicóloga o del neuropsicólogo se componen de la evaluación, la rehabilitación o intervención, así como la investigación que nutre a las dos anteriores.

La neuropsicología aplicada en el Área de Daño Cerebral Adquirido

Tras un DCA, se produce una ruptura del proyecto vital que cada persona que viene definida por las secuelas (físicas, cognitivas, emocionales y conductuales) del DCA y por los cambios que provocan en la persona que las padece y en su entorno. Entre estos se encuentran el cambio de roles en las relaciones personales en función de la dependencia adquirida, la pérdida de funcionalidad y autonomía, o la incapacidad o dificultad para reincorporarse al entorno laboral o educativo, entre otras.

El principal objetivo del área de neuropsicología en el trabajo del día de las personas que forman parte del Servicio es el de mejorar la calidad de vida de las personas que han sufrido un daño cerebral adquirido y de sus familias. Para cumplir este objetivo la neuropsicología ofrece diferentes herramientas: 

Evaluación neuropsicológica: a través del estudio de informes previos, la realización de entrevista, la implementación de tests neuropsicológicos, y la observación conductual se establecen las afectaciones cognitivas, emocionales y conductuales que presenta la persona tras el DCA, así como las repercusiones de estas en su funcionalidad y respuesta al entorno. Asimismo, se detectan las funciones preservadas y habilidades o puntos fuertes de la persona, que servirán como apoyo en la rehabilitación y/o intervención neuropsicológica. Este proceso servirá de línea base y permitirá establecer los objetivos de rehabilitación que se recogen en el Programa de Atención Individualizada (PAI) y guiarán las acciones terapéuticas y su seguimiento y actualización.

Rehabilitación/intervención neuropsicológica: Son todas aquellas acciones y tratamientos terapéuticos que se llevan a cabo con el objetivo de restaurar las funciones afectadas, hasta el nivel previo al DCA, y, en el caso de que esto no sea posible, fomentar mecanismos de compensación que mejoren el funcionamiento de la persona como p.ej. el uso de un diario para compensar déficits mnésicos o el seguimiento de un horario que guíe la organización diaria de la persona usuaria ante déficits ejecutivos.

A nivel cognitivo: El DCA provoca alteración heterogénea en las funciones cognitivas de la persona (percepción, atención, velocidad de procesamiento, lenguaje, memoria, funciones ejecutivas, cognición social, habilidades visoespaciales y praxias). Ante esto se establece un programa de rehabilitación cognitiva basado en el entrenamiento de las funciones afectadas a través de tareas, juegos, realidad virtual y entrenamiento en Actividades de la Vida Diaria (AVD).

A nivel emocional y conductual: El DCA puede desencadenar en la persona afectada alteraciones emocionales y conductuales como la ansiedad, depresión, apatía, desinhibición, labilidad emocional o agresividad, entre otras, que deben recibir intervención psicológica. En la Unidad de día de DCA, existe un programa en el que de manera grupal e individual se fomenta la conciencia y aceptación de las secuelas del DCA, promoviendo el reajuste vital de la persona a través de técnicas cognitivo-conductuales y terapias de tercera generación.

A nivel familia y entorno: El DCA no solo afecta a la persona que lo sufre sino también a su entorno más cercano. En la Unidad de Día de DCA se llevan a cabo programas de intervención dirigidos a las familias con DCA basados en psicoeducación sobre el DCA y sus implicaciones, aceptación del DCA, técnicas de gestión y afrontamiento emocional y manejo conductual. Asimismo, se realiza acompañamiento psicológico y se establecen pautas para la implementación de ayudas compensatorias en el entorno de la persona con DCA.

La logopedia es la disciplina que engloba el estudio, prevención, detección, evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana tales como alteraciones de la voz, de la audición, del habla, del lenguaje y de las funciones oro-faciales y deglutorias.

La logopedia aplicada en la unidad de día de daño cerebral adquirido

El principal objetivo de las terapias que se aplican en la Unidad es el de desarrollar el potencial y alcanzar las metas propuestas a nivel de comunicación, habla y alimentación e ingesta de líquidos de las personas con daño cerebral adquirido.

Las patologías más comunes derivadas a partir de un daño cerebral son la afasia, que es una afectación que impide que la persona dañada se comunique, pudiendo incapacitar o dificultar el habla, la escritura y/o la lectura; la disartria o dificultad para articular sonidos y palabras; la disfagia, que hace referencia a la dificultad o imposibilidad a la hora de tragar; y la disfonía, o lo que es lo mismo, el trastorno de una o más de las características acústicas de la voz.

Estas alteraciones a consecuencia del daño cerebral adquirido se abordan a nivel logopédico a través de diferentes técnicas para rehabilitar y/o mejorar la comunicación verbal, no verbal, el lenguaje escrito, la voz, la ingesta de líquidos y sólidos o los mecanismos motores que intervienen en el habla.

Algunas de las técnicas utilizadas para abordar todos los aspectos anteriormente citados van desde la intervención en la postura, tono y fuerza muscular, la respiración, fonación, resonancia, articulación y prosodia.

También es fundamental trabajar la expresión y comprensión oral y escrita, así como en los casos de disfagia, donde el trabajo se lleva a cabo a través de técnicas para el manejo de comida, de masticación y deglución.

Hay que tener en cuenta que cuando la comunicación oral no puede producirse o se ve muy limitada es necesario trabajar la comunicación no verbal utilizando técnicas basadas en los Sistemas Alternativos y Aumentativos de la Comunicación (SAAC), que pueden ser del tipo que sustituye al lenguaje oral (alternativo), o del que tiene como objetivo complementarlo con el fin de reforzarlo o estimularlo (aumentativo).

No obstante, y teniendo en cuenta que el método de trabajo que se lleva a cabo en la Unidad es transdisciplinar, la profesional consigue que los objetivos fijados desde su área de intervención se alcancen más satisfactoriamente al recibir el apoyo de las profesionales de neuropsicología y fisioterapia, puesto que con el trabajo sinérgico que realizan, consiguen abordar las diferentes patologías de las personas usuarias desde varios niveles, como son el logopédico, el cognitivo y motor.

La fisioterapia es la disciplina que aplica un conjunto de métodos, actuaciones y técnicas mediante las cuales se ayuda a curar, restaurar, evitar la progresión y/o prevenir múltiples afecciones. A través de las diferentes disciplinas de las que consta la fisioterapia se promueve la salud, recupera, habilitan, rehabilitan y readaptan a las personas afectadas por la pérdida o alteración de la funcionalidad.

La fisioterapia aplicada en el Área de Daño Cerebral Adquirido

El principal objetivo de las sesiones de fisioterapia que se llevan a cabo con nuestras personas usuarias es el de conseguir que éstas recuperen la máxima funcionalidad y autonomía posible, así como evitar futuras complicaciones.

Para ello, nos centramos principalmente en aplicar técnicas o métodos de fisioterapia neurológica. Con esta, se pretende mejorar, entre otros aspectos, la calidad y la eficacia de la movilidad y funcionalidad de las personas, para alcanzar dicho objetivo nos centramos en un abordaje integral y transdisciplinar apoyándonos en la plasticidad cerebral o neuroplasticidad cerebral, la cual permite el cambio continuo del cerebro para adaptarse al entorno.

De esta forma, tratamos las diferentes afectaciones que surgen secundarias a una lesión en el Sistema Nervioso Central (SNC), las cuales pueden estar causadas principalmente por un traumatismo craneoencefálico (TCE), un accidente cerebrovascular (ACV o ICTUS), tumores cerebrales, anoxias, infecciones, etc.

Dentro de la rehabilitación neurológica de las personas que atendemos, la fisioterapia neurológica requiere de la comunicación entre todas las disciplinas implicadas. Es necesario conocer e identificar las características y necesidades de cada persona para tomar las decisiones adecuadas y adaptar las técnicas de fisioterapia de manera individualizada.

Nuestra fisioterapeuta realiza evaluaciones y valoraciones de forma periódica a las personas usuarias para conocer sus capacidades y déficits a nivel físico, sensitivo y postural.

Asimismo, trabajamos aquellas afecciones secundarias que también puedan surgir en las personas atendidas en el Área, como podrían ser las sobrecargas en las zonas no afectadas directamente, acortamientos musculares, rigidez articular, debilidad muscular, dolor, etc.

Estos son algunos de los métodos y ejercicios que a nivel fisioterapéutico se aplican en nuestra Unidad:

Método Bobath 

Se trata de una técnica con la que se consigue modificar los patrones dominantes del movimiento, asegurando así la distribución normal del tono muscular y la graduación de inervación recíproca.

Gracias a este método, se inhibe el tono muscular y los patrones de movimiento anormales, facilitando y estimulando el movimiento normal en casos de hipotonía o inactividad muscular. El objetivo principal de este método es maximizar la capacidad funcional siguiendo un patrón de movimiento normal.

Método Brunnstrom

Con este método usamos determinados patrones sinérgios de la persona que sufre una hemiplejia para crear movimientos. De este modo, buscamos la consecución inmediata de movimientos primitivos para que, posteriormente, se potencien y desarrollen los mismos y, finalmente, conseguir movimientos voluntarios más coordinados y normales, potenciando las capacidades motrices finas.

Método Halliwick

A partir de este método se emplean las propiedades físicas del agua, como por ejemplo la capacidad de flotabilidad de la persona en ella, para facilitar su movilidad y conseguir que recupere el equilibrio, que mantenga la postura y que realice movimientos que fuera del agua no se es capaz de realizar o resultan muy costosos.

Además, cuando se introduce en la piscina, el contacto del cuerpo con el agua favorece la estimulación de los receptores de la piel, mejorando su percepción corporal.

Con este tipo de terapia también se consiguen mejoras a nivel emocional, ya que se va adquiriendo mayor confianza, se mejora la capacidad de concentración y se refuerza la autoestima.

Técnica neurodinámica

Con esta técnica se consigue la movilización del sistema nervioso periférico, lo cual es útil para aliviar- e incluso eliminar- algunos tipos de dolores que tienen su origen en alteraciones o problemas que implican al nervio periférico.

La Terapia Ocupacional es la disciplina que se ocupa de la promoción de la salud y el bienestar a través de la ocupación, entendiendo por esta a toda actividad que realiza una persona en su día a día.

La Terapia Ocupacional aplicada en el Área de Daño Cerebral Adquirido

El objetivo fijado por el área de la Terapia Ocupacional es el de favorecer la independencia en las actividades básicas e instrumentales y mejorar la calidad de vida de las personas con daño cerebral adquirido.

Con la Terapia Ocupacional, se trabajan- a partir de tareas cotidianas del día a día de las personas que atendemos en la Unidad- los diferentes trastornos motores afectados por una lesión producida en el Sistema Nervioso Central (SNC), las cuales pueden estar causadas por un traumatismo, una determinada enfermedad o como consecuencia de un accidente cerebrovascular (ACV).

A consecuencia de dichas patologías, la persona usuaria presenta alteraciones funcionales, sensoriomotoras y cognitivas, tales como la hemiplejia, que es la paralización de una mitad del cuerpo, o la hemiparesia, que es cuando se produce una disminución de la fuerza motriz o se paraliza de forma parcial un brazo y una pierna del mismo lado del cuerpo.

El método de trabajo que aplica la terapeuta ocupacional con las personas con daño cerebral adquirido es el que se basa en el reaprendizaje motor orientado a la tarea, que se cumplimenta con otras técnicas que se apoyan en la realidad virtual o la facilitación neuromuscular, entre otras.

En nuestra Unidad contamos con Amadeo, un robot que permite la rehabilitación de la mano y los dedos a partir de las propiedades que aporta la neuroplasticidad del cerebro para la regeneración neuronal. Con Amadeo- adquisición pionera en Canarias- y el trabajo de la terapeuta ocupacional, se consigue facilitar los procesos de rehabilitación que consisten en reeducar, de forma individualizada y aislada, la movilidad del miembro superior en usuarios con lesiones cerebrales.

Para poder alcanzar los objetivos propuestos, se necesita que la persona usuaria cuente con un componente motor, así como con habilidades cognitivas, tales como la correcta planificación, organización y ejecución de dichas tareas.

Para ello, se lleva a cabo un trabajo coordinado con las áreas de neuropsicología y fisioterapia. En el caso de la neuropsicología, observamos cómo ésta ofrece una valoración a nivel cognitivo que facilita a la terapeuta ocupacional el hecho de trabajar dichas actividades teniendo en cuenta unos componentes cognitivos u otros. De igual forma ocurre con el área de fisioterapia, disciplina responsable de preparar y/o subsanar los déficits a nivel motor que puedan presentar las personas con daño cerebral adquirido y que le dificulten la correcta ejecución de la actividad.

La figura del Integrador Social es la responsable de intervenir de forma directa con las personas que se encuentran en alguna situación de exclusión o riesgo social. Dicha intervención la realiza a través de la programación, la organización y la implementación de estrategias y técnicas muy concretas que promuevan la igualdad de oportunidades y garanticen la creación de entornos seguros tanto para las personas que conforman el grupo como para el profesional que las aplica.

La integración social en el Área de Daño Cerebral Adquirido

Su principal objetivo es conseguir que se creen sinergias positivas entre las diferentes disciplinas que conforman la Unidad para con las personas usuarias y que el trabajo que se lleva a cabo sea organizado y, por ende, conseguir de forma efectiva los objetivos fijados por el equipo, los cuales pretenden mejorar la calidad de vida de las personas con daño cerebral.

Su metodología de trabajo se centra en la organización, planificación y distribución de las tareas que se ponen en práctica dentro de la Unidad, siempre teniendo en cuenta las sinergias que se establecen entre las diferentes disciplinas y, a su vez, éstas con las personas que conforman el equipo de Atención Directa.

En cuanto al papel que desarrolla con las personas que se atienden en la Unidad, éste los acompaña en todo el proceso de integración necesario para que su experiencia vital dentro de la Unidad sea positiva y reconfortante, elementos importantes a la hora de recibir las diferentes terapias rehabilitadoras que hacen que la persona mejore su calidad de vida.

Respecto a los profesionales del Recurso, el Integrador Social trabaja con el fin de favorecer y fomentar el trabajo en equipo, ya que un buen clima de trabajo es fundamental para el buen funcionamiento del día a día de la Unidad.

Como cualquier otro servicio que oferta el Servicio, el trabajo del Integrador Social no solo es aplicable al equipo de profesionales y a las personas usuarias, sino que también a la familia de estas últimas, puesto que actúa- en muchas ocasiones- como nexo entre el desarrollo de la Unidad y las personas que forman parte del entorno de las personas con daño cerebral adquirido.

Además, el Integrador Social aplica técnicas de dinamización grupal que se adecuan al contexto, y para ello utiliza recursos de comunicación y empatía con el fin de ofrecer motivación y apoyo tanto a las personas usuarias como al equipo de profesionales.

Asimismo, es el responsable de organizar y planificar las diferentes actividades ociosas que se realicen, además de las visitas que reciba la Unidad. Este trabajo requiere de coordinación, tanto con los y las integrantes del Recurso como con el resto de profesionales y áreas del Centro, así como con los agentes que puedan intervenir en el desarrollo de las mismas, como puede ser el servicio de transporte o comedor.

Equipo de atención directa

El equipo de atención directa de la Unidad de Día, además de hacerse cargo de las tareas básicas del día a día de las personas usuarias, desarrollan los siguientes programas asistenciales:

Debido a la importancia de trabajar la estimulación sensorial con las personas con daño cerebral adquirido, en la Unidad de Día se lleva a cabo este taller con el fin de ayudarles a percibir, organizar, integrar e interpretar los estímulos externos a través de los diferentes sentidos; de facilitarles la interpretación de experiencias sensoriales; y provocarles respuestas dirigidas y adaptadas a los diferentes estímulos.

A través de los sentidos, se recibe la información del entorno y se elaboran las sensaciones y las percepciones, constituyéndose con éstas los procesos básicos del conocimiento. Son las sensaciones y las percepciones las que dan forma a la idea de movimiento y los procesos cognitivos superiores del conocimiento, la inteligencia y el lenguaje. Es por ello que es fundamental estimular y facilitar la integración de la información sensorial con el fin de mejorar las capacidades de las personas con daño cerebral adquirido.

Con este taller, se trabajan y estimulan los diferentes canales visuales a partir de diferentes actividades que se llevan a cabo con la ayuda de materiales sensoriales, fichas, dispositivos electrónicos y objetos cotidianos que utilizamos en el día a día.

Conforme se desarrolla el taller se va realizando una valoración de la estimulación sensorial con el objetivo de conocer, no solo si se han alcanzado las metas propuestas, sino que también, conocer si se ajustan a las necesidades reales de las personas.

Tras sufrir un daño cerebral se producen alteraciones cognitivas que repercuten de manera negativa en la calidad de vida y en la funcionalidad de las personas que las padecen, por ello, en la Unidad de Día se lleva a cabo este taller con el fin de rehabilitar las funciones cognitivas afectadas.

El taller persigue la restauración de la función afectada y en el caso de que esta no sea posible se entrenan estrategias compensatorias para mejorar su funcionalidad. Asimismo, se potencia en mantenimiento cognitivo.

Todo ello se consigue a partir de actividades basadas en la creación de cuadernillos individualizados que contienen una serie de actividades adaptadas al nivel cognitivo y funcional cada persona; de sesiones personalizadas que se llevan a cabo con la plataforma web NeuronUp, tareas funcionales, actividades manipulativas y actividades de adaptación y compensación de déficits, entre otras. Todas ellas se llevan a cabo utilizando recursos tales como juegos, dispositivos electrónicos, material manipulativo, realidad virtual, actividades de la vida diaria (AVD) y pizarras interactivas, entre otros.

Los objetivos de las actividades que se ponen en marcha con este taller se evalúan periódicamente con fin de conocer si se han alcanzado las metas propuestas y, si se ajustan a las necesidades reales de las personas.

Comprender y reconocer quiénes somos es el inicio para aprender a valorarnos, no solo a nosotros y nosotras mismas, sino que también a los demás.

Con este taller- que tiene como objetivos crear un ambiente para la expresión libre y el respeto; conseguir un mayor conocimiento de las emociones y cómo gestionarlas; y una mayor autoestima, confianza y seguridad, entre otros- se pretende que las personas con daño cerebral adquirido desarrollen herramientas de reflexión sobre sí mismas y sobre las relaciones con los demás, teniendo en cuenta sus emociones, capacidades, virtudes e incluso, sus defectos o temores.

Por tanto, con este taller se pretende que las personas comprendan y analicen su propio comportamiento, ya que- de este modo- se ven dotadas de un espacio en el que puedan expresar sus pensamientos, creencias y emociones dentro de un contexto de confianza y confidencialidad, fomentando la libertad de expresión de cada una de ellas.

La metodología de trabajo es la cooperativa, posibilitando así que las personas con daño cerebral adquirido aprendan unos de otros, y se lleva a cabo en actividades basadas en dinámicas grupales de expresión, de reflexión y en las que se genera un debate.

Los objetivos del taller son evaluados con el fin de conocer si éstos se consiguen y si se adaptan a las necesidades reales de las personas usuarias.

A partir de este taller, las personas con daño cerebral adquirido realizan actividad física y deporte de una forma lúdica. Las sesiones, tanto grupales como individuales, se llevan a cabo de forma adaptada y atendiendo a las diferentes necesidades físicas, fisiológicas, cognitivas y sensoriales de las personas usuarias.

Entre los objetivos que se persiguen con este taller, se encuentran el de conocer la realidad de la práctica de los diferentes deportes; aceptar la participación de todos y todas; participar activamente en las actividades planteadas; mejorar la condición física; mejorar las capacidades físicas y los aspectos sociales a través de la práctica deportiva; y valorar los aspectos positivos del deporte, entre otros.

Las sesiones suelen ser al aire libre, lo que beneficia el estado físico y cognitivo de las personas al proporcionales un cambio de ambiente. Mientras estas se desarrollan, no solo se consigue trabajar las capacidades físicas, sino que también aquellas que permiten relacionarse de forma grupal, así como la buena práctica deportiva o los hábitos de higiene personal antes y después de realizar una actividad física.

En las sesiones se trabaja de forma secuenciada el calentamiento a partir de la movilidad articular y juegos que permiten la activación, con el fin de disminuir, sobre todo, el riesgo de lesiones. Como recursos, se utilizan las instalaciones propias del Centro, así como elementos tales como pelotas de diferentes tamaños, raquetas, picas, aros trompos, cuerdas y bolos, entre otros.

La evolución de las personas usuarias se evalúa, así como el hecho de conocer si consiguen los objetivos y, si éstos, se adaptan a las necesidades reales de ellas.

En este taller se pretende, principalmente, garantizar la utilización de la robótica y el fomento del pensamiento computacional (PC). Este último podría definirse como una estrategia cognitiva para resolver problemas complejos que, a su vez, dividimos en pequeñas partes para abordarlos de manera independiente, facilitando así el éxito de la resolución.

A partir del aprendizaje de comandos sencillos que facilitan el manejo efectivo de los robots denominados comúnmente ‘educativos’, se procura que las personas con daño cerebral adquirido cuenten con una actividad lúdica y creativa en un ambiente de cooperación y disfrute a partir de la tecnología; que consigan conocer la forma en la que los programas representan información; y que combinen la actividad física con la cognitiva a partir de un medio tecnológico, entre otros objetivos.

Además, con el desarrollo de este taller, se pretende crear un espacio-tiempo en el que las personas puedan utilizar la tecnología como elemento novedoso con la que poder trabajar contenidos generales. Para ello, se utilizan herramientas tecnológicas tales como tablets, ordenadores, joysticks, y teclados adaptados, entre otras.

Habitualmente se combinan sesiones teóricas y prácticas en las que predomina el análisis de la tecnología y de los aspectos que se relacionen en cada momento, el cual será de provecho para resolver las situaciones o problemas que se planteen a partir de algoritmos o secuencias.

El taller es evaluado periódicamente con el fin de conocer si cumple con los objetivos y expectativas iniciales, y si esto se corresponde con las necesidades reales de las personas usuarias.

Este taller parte de la premisa de que educación, cultura y sociedad van de la mano, y trata de encontrar el elemento común que explica la diversidad de las mismas, sin olvidar que todas y cada una de sus diferentes formas cuentan con la misma importancia y relevancia.

Por ello, con este taller se trata que las personas con daño cerebral sean capaces de ver dicha integralidad desde una perspectiva de mundo globalizado, siendo conocedoras, reflexivas y participativas.

Entre algunos de los objetivos que persigue el taller, destacamos el de promover la toma de decisiones; saber valorar y tomar conciencia sobre las diferentes conductas que puedan afectar a las personas usuarias y a su entorno; conocer, analizar y reflexionar sobre temas sociales; identificar y valorar los agentes implicados en su proceso como ser social; y potenciar las habilidades sociales de las personas con daño cerebral adquirido, entre otros.

Durante su desarrollo, se tratan temas de relieve actual, como la diversidad de escenarios por los que nos movemos, las diferentes perspectivas comunitarias de la sociedad, así como los problemas sociales que tienen lugar dentro del contexto comunitario, con el fin de fomentar la sociabilidad, entendiendo ésta como ser social y activo o activa dentro de la sociedad.

Las sesiones que se llevan a cabo son grupales e individuales y están adaptadas en función del nivel cognitivo de cada persona, modificando las actividades si el mismo lo requiere, pero conservando el mismo hilo conductor.

Los objetivos son evaluados con el fin de conocer la evolución de las personas usuarias y si éstos se adaptan a sus necesidades reales.

Este taller nace de la necesidad que las personas con daño cerebral adquirido tienen de reconocerse a sí mismas y puedan afianzar su persona a través de saber de dónde vienen, quiénes fueron y quiénes son hoy día tras sufrir el daño.

Con este taller se apuesta por ofrecer una estimulación sensorial de vital importancia para el desarrollo integral de las personas usuarias, ya que de esta forma se consigue que asimilen conceptos, descubran y entiendan mejor su entorno, a sus semejantes y, por ende, a ellas mismas.

Entre los objetivos que persigue el taller, destacamos el de reforzar la identidad de las personas usuarias, aumentar su autoestima; mejorar su capacidad de atención y sus habilidades sociales; que desarrollen la memoria episódica; identifiquen las emociones y sepan gestionarlas; y hacerles sentir que pertenecen a una historia.

La metodología que llevan a cabo es lúdica, manipulativa, experiencial y participativa, en la que las personas usuarias y sus familias comparten momentos significativos a través de las actividades propuestas, que se ponen en práctica a partir de herramientas básicas como so el material de papelería, y de diferentes dispositivos tecnológicos.

Los objetivos son evaluados con el fin de estudiar su alcance y de adaptar éstos a las necesidades reales de cada persona.

Con este taller se pretende conseguir que las personas con daño cerebral adquirido se mantengan conectadas con la realidad del presente. Esto se consigue trabajando la atención y la orientación espacio-temporal a la vez que se realizan acciones dinámicas que implican la activación motora en la realización de las actividades que se lleven a cabo

Entre los objetivos fijados, destacamos el de favorecer la atención sostenida de las personas usuarias en cada actividad que se desarrolle; la de favorecer la mejora de su memoria; y potenciar aquellas funcionen ejecutivas que les faciliten llevar a cabo determinadas rutinas de la vida diaria.

Respecto a la metodología, se llevan a cabo una combinación de actividades- que sobre todo buscan mejorar aspectos cotidianos como pueden ser el vestirse y desvestirse, lavarse los dientes o las manos- en las que se requiere una atención sostenida y en las que sea necesario añadir un componente motor. Todo ello de forma progresiva y apoyando a la persona usuaria con el fin de propiciar, cada vez más, su autonomía.

La evolución de las personas se estudia con el fin de conocer si han alcanzado los objetivos fijados y si éstos corresponden a sus necesidades reales. En este caso, la observación diaria proporciona una información continuada que ayuda a reformular las actividades si fuera necesario.

Con este taller, el cual culmina con el desarrollo de un periódico de tirada mensual que se comparte con el resto de Recursos de Hermanas Hospitalarias Acamán, se consigue aumentar la comunicación interna de la Unidad de Día de Daño Cerebral Adquirido, así como la de esta con el resto del entorno del Centro.

Dicho proyecto ha favorecido la autonomía y el compromiso de las personas usuarias con el proyecto, el cual se compone por noticias relacionadas con el Centro y su entorno, entrevistas y artículos de opinión.

Los objetivos por los que se elabora un periódico van desde crear una identidad de grupo, tanto interna como externa; hasta que las personas usuarias cooperen entre ellas para elaborar el material; pasando por desarrollar su competencia lectora y escritora.

A través de sesiones grupales se trabaja el contenido que encajará en las diferentes secciones del periódico fomentando la metodología activa-participativa, donde cada persona ordene sus ideas, las exponga y describa la información que desea transmitir.

Por tanto, se llevan a cabo actividades de búsqueda de información, de memoria, de atención, de selección y de síntesis de información, entre otras.

Los objetivos del taller se evalúan con el fin de conocer si se han alcanzado y si se ajustan a las necesidades reales de cada persona.

Este taller persigue que las personas con daño cerebral entrenen la expresión emocional y comunicativa en todas sus modalidades.

En este caso, el equipo técnico del servicio coordina al resto de profesionales con el fin de conseguir que las personas usuarias se expresen tanto a nivel emocional, corporal, rítmico y prosódico, y gestual.

Todo ello se consigue a partir de actividades programadas que se llevan a cabo con las personas, tales como las de expresión facial de emociones y comprensión de las mismas; de control, coordinación y expresión corporal; de ritmo, entonación y voz y actividades de gestos, con las que se trabajan la imitación, evocación y comprensión de gestos de comunicación y de acciones del día a día. Para ello, se utilizan diferentes dispositivos electrónicos, música e imágenes de apoyo con el objetivo de cumplimentar las diferentes actividades.

Los objetivos de la actividad se evalúan de forma periódica, a través del seguimiento de las sesiones, para conocer tanto si se han alcanzado las metas propuestas, como si todas ellas se ajustan a las necesidades y demandas reales de las personas con daño cerebral adquirido.

Las diferentes series televisivas son una herramienta que permite el acceso a la sociedad, a la vivencia de situaciones y al acercamiento a otras realidades diferentes a la propia, sirviendo, a su vez, para fomentar la tolerancia, los valores y los derechos sociales.

Además, la interpretación de cada capítulo de una serie televisiva supone un ejercicio cognitivo que estimula la comprensión, la cognición social, la atención y la memoria.

Por ello, y formando parte del conjunto de momentos de ocio que se crean en el Servicio de Daño Cerebral Adquirido, las personas usuarias disfrutan de diferentes series televisivas o pertenecientes a plataformas digitales con el fin de fomentar la expresión oral asertiva, estimular su pensamiento crítico y la comprensión del lenguaje, o concienciarse sobre la realidad y las diferentes situaciones sociales, entre otros.

Con este taller, se trabajan diferentes actividades que parten del visionado de los diferentes capítulos, como pueden ser las que conllevan hacer un resumen del mismo, así como comentarlo y debatirlo.

Los objetivos del taller son evaluados de forma periódica para conocer su alcance y si éstos se adaptan a las necesidades reales de las personas con daño cerebral adquirido.

Se pretende mejorar la memoria y se mantenga independiente en la vida diaria, favoreciendo el ejercicio activo y saludable. Con la realización de los ejercicios se pretende estimular la memoria, la atención, el lenguaje, las habilidades de cálculo y lo que es más importante, mantener la autonomía.

Además de los ejercicios de fortalecimiento muscular, coordinación y equilibrio, debe incluirse en la práctica deportiva una serie de estiramientos de las distintas partes del cuerpo.

Estas son actividades necesarias para activar a ciertos receptores de los músculos y tendones, los cuales van respondiendo y adaptándose de manera progresiva a las distintas demandas que le proporcionamos desde el exterior. Es decir, que al estirar le estamos enviando diferentes señales para que cada vez la articulación se vuelva flexible, lo cual es necesario para responder a los distintos ejercicios y movimientos articulares.

Con este taller se persigue múltiples mejoras en la comunicación de la persona usuaria través de la implantación de un Sistema Alternativo y/o Aumentativo de la Comunicación (SAAC) que se adapte a las características y necesidades de cada una de ellas.

Los SAAC son formas de expresión diferentes del lenguaje hablado que tienen como objetivo aumentar el nivel de expresión (aumentativo) y/o compensar (alternativo) las dificultades de comunicación que presentan algunas personas en esta área. Éstos no son incompatibles sino complementarios a la rehabilitación del habla natural, y además pueden ayudar al éxito de la misma cuando ésta no es posible.

Taller de informática en AcamanEste taller pretende potenciar los conocimientos de los usuarios y usuarias para conseguir que lleguen a utilizar un ordenador o tablets de manera autónoma.

En la actualidad la herramienta básica para la información y el aprendizaje, es el uso de internet y por extensión el uso de dispositivos digitales, ya sean Tablet, ordenadores de mesa, portátiles, etc… Conocer su uso y funcionamiento, es una parte fundamental para la inclusión en la era digital de nuestros usuarios y usuarias.

Fomentar y mejorar el ritmo, la prosodia, la articulación y la fluidez verbal del usuario que participe en este taller, a través de la música.

En este taller se pretende combinar la práctica de un idioma como el inglés con la salud física a través de estiramientos o movilidad articular, reforzando así los beneficios del ejercicio físico en el cerebro. Esta combinación permite la mejora de funciones cognitivas y del humor debido a ciertas sustancias que libera el cerebro durante la actividad física, muy beneficiosas para el aprendizaje.

Por un lado, la práctica de estiramientos proporciona salud muscular y articular, además de una sensación de bienestar y consciencia corporal.

Dentro del aprendizaje de un idioma desarrollamos diferentes habilidades cognitivas que ayudan al progreso y mejora de algunas funciones cognitivas como, de ejecución, atención, concentración, memoria, multi-tarea Y flexibilidad, entre otras.

Ayúdanos y comparte esta página