¡Hasta siempre, sor Vicenta!

Nos reunimos todos y todas para despedir a sor Vicenta, quien formó parte de nuestra Comunidad Hospitalaria los últimos nueve años.
Nuestra Hermana, sor Vicenta

La pasada semana, nuestra Comunidad Hospitalaria se reunía en el salón de actos de nuestro Centro del municipio lagunero para celebrar la Eucaristía para despedir a sor Vicenta, una de las Hermanas de nuestra Comunidad, aprovechando la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, titular de nuestra Congregación.

Durante la celebración, pedimos siguiendo las palabras de nuestro fundador San Benito Menni, “que el corazón de Jesús sea nuestro modelo, nuestro guía, nuestro todo” (C.348), y también pudimos dar gracias por el final de este Curso Escolar 2021-2022 en el que hemos ido recuperando paulatinamente nuestras celebraciones y vida ordinaria.

Este ha sido un momento especialmente emotivo durante la celebración fue el poder dar gracias por la vida, el testimonio y los cuidados que durante estos últimos nueve años nos ha brindado nuestra hermana Sor Vicenta que ha sido trasladada a un nuevo destino.

En la Eucaristía, ella nos dirigió unas emotivas palabras que quedan en nuestros corazones, así como ella se lleva en su corazón un poco de cada una de las personas que formamos parte de esta Comunidad Hospitalaria de Acamán.

Como recuerdo de su paso por nuestro Centro, a sor Vicenta le hemos regalado entre todos y todas un álbum de fotos decorado por las personas usuarias y alumnado de nuestros recursos con fotografías de su primera estancia entre nosotros en los inicio de la misión de la Comunidad de Hermanas has más de 50 años y de casi una década.

Así mismo, se lleva una pequeña imagen de Nuestra Señora, la Virgen de Candelaria, para que sienta siempre la luz de María allí donde el Señor la envía.

 

 

Ayúdanos y comparte esta página